viernes, 6 de junio de 2008

Sobre remeros y catalejos

(Esta entrada se la dedico a un excompañero de galeras, Mr. Cid, del que hablaré próximamente, con el que compartí unos cuantos años de alegrías, sinsabores, risas y buenos momentos y con el que hablé mucho de estas cuestiones ).

Como yo lo guardo todo, rebuscando en mi disco duro me encuentro con un documento fechado el 27 de noviembre de 1997 cuyo nombre es “Remero.doc”. Lo escribí en esa fecha para tratar de dar forma a estos conceptos de “remero” y “los que llevan el catalejo”. Al leerlo me he tenido que reír por el juego de palabras que hacía entre “remero” y “ramero” tratando de hacerlos sinónimos. El texto tal cual lo comparto con vosotros, sin querer modificarlo, si bien es posible que actualmente lo escribiera algo distinto :

“¿ Eres un remero ?

En el alabado mundo de la consultoría de sistemas de información existen dos categorías de profesionales : r”A”meros y catalejos.

Los remeros avanzan al grito de “Aaaaaum” y hacen el heroico gesto de mover el remo para impulsar la nave.

Los catalejos al grito de “esta es la mejor solución” fustigan de palabra, obra y omisión a la tropa de remeros.

A lo largo de la vida profesional de un consultor, en ocasiones toca ser remero y en otras ser catalejo. Pero, por curiosos fenómenos estocásticos y desarrollos en series de Fourier, el que rema, rema casi siempre; y el del catalejo, casi siempre lo lleva.

No se encuentra una explicación clara al fenómeno anterior. Las antiguas leyendas, los sueños místicos y el derecho consuetudinario abundan en la posibilidad de la siguiente explicación :

Cuando alguien descubre que un joven chico/a JASP recién entrado en la empresa con ganas de triunfar en el “business” es un buen remero en potencia, le encomienda las primeras labores de remo con el fin de analizar qué tal se desenvuelve.

Si el resultado es positivo se continúa con asignaciones de remo hasta que alcanza el título honorífico de “Remero del Reino” ( también conocido entre los colegas como “Ramero del Reino” ).

Si el resultado es negativo y el chico/a da buena imagen y tiene futuro en el “business” como rémora de remeros, se le otorga el título de “Catalejo del Reino” con entrega de un hermoso catalejo de época chapado en cerezo y oro y lente orgánica ( para que no se rompa con el ajetreo de los remeros y siempre permita una nitidez impecable de la visión del futuro a largo plazo ).

En definitiva, si ya tienes a uno que lo sabe hacer, para qué te vas a arriesgar a que lo haga otro mal.


Checklist :


¿ Has programado durante más de un año ?

¿ Has venido más de un fin de semana a realizar una conversión en un sistema que arranca ?

¿ Sabes lo que es normalizar una base de datos ?

¿ Te sientes capaz de hablar de índices, accesos, sql, campos, claves únicas, huérfanos, etc… sabiendo realmente de lo que hablas ?

¿ Has participado directamente en las labores de puesta en marcha de un sistema ?

¿ Has realizado más de un Diseño Conceptual que luego no has implantado ?

¿ Manejas mejor el Power Point que el TNVT ?”


Nota : el TNVT creo que era una emulación en red para acceder a los ficheros, o algo así, ya no me acuerdo. Creo recordar que el acrónimo se traduce en “Telnet Network Virtual Terminal”.

Adivinad cuáles son las respuestas a las preguntas según seas un remero o un catalejo.

Por cierto, hablando de remeros, algunos conoceréis esta historia.

3 comentarios:

anllogui dijo...

Dita sea... me acabas de amargar la tarde... XDD

En un principio, yo quería ser de los del catalejo, pero cuanto más lo llevo, más a gusto me siento remando. Lo malo de este país, es que remando cuesta pagar la hipoteca, así que a seguir con el catalejo.

Por cierto, que bueno el chiste de los remeros!

Anónimo dijo...

Bueno, como es gratis opinar, pues opino :)

No es malo que haya "remeros" y "catalejos", más aún, es necesario. El problema es cuando los conceptos no están claros:

- Cuando se habla de estos términos, hay que evitar la "lucha de clases". Son entretenidas e implícitas a la condición humana, pero no conducen a nada productivo

- Un mal remero "canta" (su relación con su trabajo es demasiado directa y sus entregables son demasiado "materiales"), pero un mal catalejo tiene muchas excusas y sus entregables tienen muchas veces una valoración "abstracta"

- El valor que aporta un buen catalejo a un proyecto es mayor que el que aporta un buen remero (siempre que ambos sean buenos)

- Los skills de un catalejo, son distintos que los de un remero. Ahí interviene mucho las afinidades innatas a cada persona para sentirse a gusto con su trabajo

- Alguna vez, leí de empresas que tenían a buenos remeros bien valorados enmedio de su organigrama. Lo veo razonable: es una forma de evitar la "maldición de Peter"

Saludos, y felicidades por el blog. Espero seguir leyendo tus historias

Yuki dijo...

Lo de remeros y catalejos tiene doble lectura. Por una parte en cuanto al tipo de trabajo que realiza cada persona. Los catalejos son profesionales de la venta y los remeros profesionales del delivery. En ese sentido, como dice "anónimo" está bien que sea así y además es necesario. Cada uno realiza sus tareas y coordinadamente prestan el servicio. De hecho algunas consultoras estructuran sus equipos de esa forma, unos venden otros desarrollan lo vendido, pero coordinadamente siempre.

La otra lectura, es remeros y catalejos en cuanto al tipo de profesional, que no es lo mismo. Un catalejo puede ser muy buen remero y al revés ( es la situación ideal ), pero el problema surgen cuando un remero nunca puede ser catalejo o un catalejo nunca sabe remar y si lo intenta lo hace mal. Ese tipo de profesionales nunca properarán en consultoría. En una próxima entrada hablaré de esto, del análisis de tipos de consultores a nivel estático y dinámico. El ideal, el que es remero y sabe evolucionar a catalejo sin olvidar nunca cómo se rema. Un remero que no sepa ser catalejo nunca prosperará en empresas de "up or out". Un catalejo, que sólo sabe ser catalejo y nunca ha remado y además sus funciones de catalejo son puro humo, mucho bla bla bla pero sin consistencia, sin solvencia, sin visión global. Ay amigo, entonces ese catalejo de cartón piedra nunca llegará lejos tampoco, salvo que sea de esos que se dice : "no tiene ni idea de nada y no se entera de la película, pero lleva muy bien a su gente y por eso está donde está", que alguno hay.